Chichén-Itzá

Legado maya… maravilla mundial


Salatiel Barragán
Chichén-Itza.- Panorámica

Panorámica

El mundo maya es, indudablemente, la más impresionante manifestación cultural de Mesoamérica; desde el alto Yucatán hasta Guatemala y Belice, se encuentran muestras de esta cultura que dejó un legado trascendental para el hombre actual: la invención del calendario, un estudio avanzado del universo y el único sistema de escritura nativo de América, además de haber sido matemáticos sorprendentes y tener una visión cósmica inigualable.

El desarrollo de su cultura tiene una historia mística, no sólo por la connotación religiosa implícita en todas sus actividades, sino también porque se erigió en medio de un ambiente de por sí cautivante: la selva baja de la zona y la riviera caribeña peninsular.

Chichén-Itzá.- Castillo

El Castillo

Chichén Itzá, hoy una de las 7 maravillas modernas del mundo, fue una de las ciudades más importantes construidas por los mayas; erigida entre los años 435 y 455 de nuestra era por el sacerdote Lakin Chan, fue capital de la región con un enorme poderío religioso, cultural y militar, siendo con Uxmal, Kabáh y Sayil –todas construcciones de estilo Puuc-, un icono del auge maya en el norte de la península, entre el Clásico y el Posclásico temprano; esto, mientras más al sur, desde hacía 150 años, algunas ciudades mayas del período Clásico habían comenzado a decaer. Su máximo esplendor se dio entre el 750 y el mil 200 d.C., desarrollando a partir del Puuc, un estilo propio que reflejó su influencia tolteca.

Su nombre significa “ciudad al borde del pozo de los itzáes”, lo que se relaciona con que en ella se encuentra el Cenote Sagrado, considerado la entrada al inframundo maya, uno de los tres niveles en que esta cultura concebía al cosmos: la bóveda celeste, donde los dioses y los fenómenos astrológicos tenían lugar; el nivel de los hombres o intermedio, donde se desarrollaba la vida cotidiana sobre la tierra; y aquel mundo oscuro bajo el agua, donde el sol lidiaba a diario la batalla para salir de nuevo, venciendo a las tinieblas.

Chichén-Itzá.- Templo de los Guerreros

Templo de los Guerreros

La planeación de la ciudad parece haberse centrado alrededor de su estructura principal, el templo del dios Kukulcán –deidad equivalente a Quetzalcóatl en el altiplano central-, también conocido como El Castillo. Esto a juzgar por el trazado en que los principales sacbés -o caminos blancos, según su traducción del maya-, que eran las calzadas de afluencia a la metrópoli, se dirigen a esta construcción de una belleza y arquitectura sobresalientes, no sólo en la cultura maya, sino a nivel mundial.

Chichén-Itza.- Templo de los Guerreros

Templo de los Guerreros

Alrededor de ella destacan, al oriente, el templo de las mil columnas, adyacente al de los Guerreros; el primero es una plaza con diferentes etapas de construcción y superposición con columnatas de grandes dimensiones e interiores coloridos; mascarones y jambas decoraban sus fachadas y un chac mool es guardián de su entrada; el segundo es una pirámide menor que el Castillo pero que guarda la misma orientación, aunque su estado de conservación es mucho menor.

Chichén-Itzá.- Observatorio

El Observatorio

Al este, pasando por la plataforma de Tigres y Águilas y el Tzompantli, -palabra que viene del náhuatl y significa “muro de calaveras”-, que es precisamente lo que representaba, junto al Templo de los Jaguares, se encuentra el juego de pelota, el más grande de todo México, con 70 m. de ancho y 168 m. de largo. En la ciudad, existen otros juegos de pelota de menor tamaño.

Al sur, por el Sacbé 5, se encuentra el Caracol, observatorio astronómico que muestra la vocación estudiosa de los cielos por parte de esta cultura ancestral; más abajo, se localizan el Templo de los Retablos, la Casa de las Monjas y la Iglesia, entre otras construcciones menores; todas, con nombres que se les dieron por su forma o alguna característica específica, ya que al arribo hispano a Chichén, la ciudad tenía alrededor de tres siglos abandonada, por lo que se desconocen los nombres originales.

l norte, siguiendo la ruta del Sacbé 1, se llega al Cenote Sagrado, lugar donde se llevaban a cabo sacrificios humanos, imponente por su significado y por sus 60 metros de diámetro y su espejo de agua que aparece hasta los 22 metros de profundidad; un siglo de investigaciones ha arrojado resultados convincentes de su uso y aún así, falta por descubrir incontables detalles de su geología e historia.

Chichén-Itzá.- Cenote Sagrado

Cenote Sagrado

Sin embargo, es El castillo el edificio que, por su perfección y especial simbología, más llama la atención en esta ciudad en que realmente todo es llamativo; todo tiene historia; donde no hay nada que deje de ser interesante y enigmático; El Castillo fue construido con una orientación exacta hacia los puntos cardinales, de manera que, en el equinoccio de primavera y otoño, el 21 de marzo y 22 de septiembre, respectivamente, tiene lugar un fenómeno sin precedentes; el sol forma una figura de serpiente que desciende por la escalinata norte, creada por triángulos lumínicos absolutamente equiláteros que se van adhiriendo uno tras otro hasta llegar a la cabeza de Kukulcán, la serpiente emplumada, que se encuentra al pié de la escalinata.

Chichén-Itzá.- Juego de Pelota

Juego de Pelota

Este increíble cálculo en las dimensiones y orientación del templo tiene una razón de ser relacionada con la actividad agrícola tan importante para esta civilización, ya que dichas fechas corresponden a las épocas de siembra, lluvias y recolección; el fenómeno se representa de distinta manera durante los solsticios de verano e invierno, cuando dos paredes de la edificación quedan absolutamente en tinieblas mientras los otros dos son bañados por la luz solar, refrendando así el motivo de su construcción angulada.

Chichén-Itzá.- Juego de Pelota

Detalle.- Juego de Pelota

Impresionantes astrónomos, los mayas de Chichén Itzá levantaron el templo de Kukulcán colocando 91 escalones de cada lado, en sus cuatro caras que convergen en un escalón final común a todas y que en suma, da los 365 escalones de la pirámide, mismo número que los días o kines mayas; de igual forma, sus nueve cuerpos o plantas, divididas en dos partes, hacen los 18 meses de su calendario (Haab); esto además de la utilización de unidades de medición geodésicas utilizadas por esta cultura formidable.

Chichén Itzá, ciudad de los Itzáes y en un principio pequeño poblado formado por chozas llegó a ser una de sus más importantes ciudades; se desconoce exactamente el por qué de su debacle, aunque se relaciona con el surgimiento de Mayapán como centro de poder en la alta península; se sabe, eso sí, que en determinado período, corto por cierto, las clases poderosas abandonaron sus recintos y aún la historia no desea confesarnos la verdad al respecto.

Hoy, Chichén Itzá es una de la nuevas 7 maravillas del mundo y realmente lo refleja en su arquitectura y en su historia, motivo de orgullo nacional.