El turismo en los planes nacionales de desarollo


Por Miguel Ángel Acerenza 9 Abril, 2018
Miguel Ángel Acerenza

Miguel Ángel Acerenza

Para el logro de sus fines el Estado fija las políticas y establece los principios que han de regir sus actividades. Políticas que se traducen en un Plan Nacional de Desarrollo de carácter normativo de largo plazo, en el cual se definen los propósitos a alcanzar, la estrategia, y las políticas que respaldaran la mencionada estrategia. Así como las pautas a las que deben ajustar sus actividades los distintos sectores para el logro de dichos propósitos. En este artículo mencionaremos las pautas a las cuales, en nuestra opinión, debe ajustarse el sector turismo en el referido plan.

El turismo en el contexto del Plan Nacional de Desarrollo

Considerando que todos los sectores deben encauzar sus esfuerzos hacia la consecución de los objetivos que se establecen en el Plan Nacional de Desarrollo del país, los cuales normalmente  están relacionados con el Bienestar y el Progreso de la Población, nos permitimos plantear las pautas que a nuestro entender debería ajustarse el sector turismo en el marco del citado plan, a saber:

  • El desarrollo del turismo debe ser orientado hacia el logro de los objetivos hacia los cuales apunta el Plan Nacional de Desarrollo, de manera que coadyuvando al desarrollo económico, contribuya al bienestar de la población como una opción para uso y disfrute del tiempo libre al cual tienen legítimo derecho.
  • Su conducción debe efectuarse con sujeción a los siguientes principios básicos:
  1. Igualdad y no discriminación.  Contemplando el desarrollo individual y colectivo, sin discriminación racial, clase social o preferencia sexual. Respetando la igualdad de género, la diversidad cultural y la orientación política o religiosa.
  2. Sostenibilidad y viabilidad económica.  Su desarrollo tiene que fundamentarse en criterios de sostenibilidad, por lo que no sólo debe ser soportable ecológicamente a largo plazo, sino también viable económicamente, y promover una distribución justa y equitativa de los beneficios entre las comunidades, y la industria turística.
  3. Descentralización y coordinación administrativa.  Los diferentes niveles de gobierno deben ejercer sus facultades en materia turística en el ámbito de sus respectiva competencia de manera coordinada para el logro de un desarrollo turístico armónico y equilibrado en el territorio nacional, tanto en el tiempo como en el espacio.
  • La política turística será el principal instrumento de gestión del turismo, debiendo expresar una visión integral del desarrollo de la actividad y constituya un factor de equilibrio, articulación e integración de los esfuerzos que se realicen en pro del desarrollo del sector.
  • La política turística deberá plasmarse en un Plan Nacional de Turismo que cuenten con objetivos claros, estrategia definida y descripción detallada de los programas de acción, a los efectos de que pueda ser controlada y evaluada su ejecución.

Pensamos que la inserción de estos lineamientos en el capítulo correspondiente al sector turismo en el Plan Nacional de Desarrollo evitaría que el turismo marche a la deriva y sin rumbo fijo, al libre albedrio de la administración turística en turno.

Recomendado