Turismo Médico, otra modalidad inexistente


Por Miguel Ángel Acerenza 9 Abril, 2018
Miguel Ángel Acerenza

Miguel Ángel Acerenza

En los últimos años se ha comenzado hablar, cada vez con más frecuencia, de un llamado Turismo Médico. Modalidad inexistente por cuanto las personas que viajan en busca de atención médica para la cura de sus enfermedades, no son  turistas sino visitantes, aunque en su viaje puedan realizar algunas actividades propias del turismo.  El turismo médico carece de sustento científico, como se podrá ver a continuación.

Antecedentes de los viajes por salud y atención médica

Los viajes por motivos de salud y atención médica existían ya mucho antes de que surgiera lo que hoy conocemos como turismo a mediados del siglo XVII. La historia cuenta que en la antigüedad se registraban ya importantes desplazamientos de viajes hacia los Santuarios de la Antigua Grecia para obtener los efectos benéficos de los baños termales, especialmente de aguas sulfurosas, para mejorar su salud. El más grande e importante de estos santuarios era el de Epidauro, en el Peloponeso.

Cuenta también de la existencia de desplazamientos de personas hacia hospitales en búsqueda de diagnóstico y atención médica para la cura de sus enfermedades. Y destaca los primeros hospitales creados con ese fin por el sentido social que los caracterizaba: el Adudi en Bagdad, fundado en 981; Nuri, en Damasco en 1154; y el Mansuri en 1284, en el Cairo. Reconocido este último como el hospital más grande y más completo creado para servir a todos los que necesitaban de cuidados médicos, desde el Rey hasta los más pobres, sin excepción alguna. Contaba con salas separadas para mujeres, quirófano, farmacias, bibliotecas y varas salas para conferencias, y los servicios que ofrecía eran gratis.

ógicamente en esa época a dichos viajeros no se les llamaba turistas, eran en realidad  peregrinos, o en su caso pacientes. El término turismo, tal cual como lo conocemos en la actualidad, aparece por primera vez en Inglaterra a mediados del siglo XVII, y el motivo que da origen a esta actividad es de índole educacional, y no por razones de salud o de tratamiento médico.

Origen del actual concepto de Turismo Médico

El Turismo Médico es un concepto relativamente nuevo que comienza a desarrollarse alrededor de los años 80. Se trata en realidad del turismo que la OMT denomina Turismo de Salud, pero que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD) decidió sustituir la palabra salud por la de médico, y lo definió como: La práctica de viajar a un destino diferente al de su residencia para obtener tratamiento médico, a la vez que se visita al destino y se realizan actividades más propias de un turista”, Sin tener en cuenta las Recomendaciones Internacionales para estadísticas de Turismo de las Naciones Unida, que indican claramente que el motivo principal de viaje de un visitante es el que determina si el mismos es turístico o no.

No obstante que la OECD considere a esta actividad como un  turismo médico, debe decirse  que el mismocarece de un sustento científico. La bibliografía existente al respecto,  dice que los viajes    para el tratamiento médico y cura de enfermedades tienen lugar en el denominado tiempo psicobiológico que es el ocupado por las necesidades psíquicas y biológicas de las personas (sueño, higiene, nutrición, sexualidad, etc.) y el cuidado de sus enfermedades, y  no en el tiempo libre donde tienen lugar las actividades propias del ocio, y es claro que la atención médica y el tratamiento de enfermedades no forma parte de dichas actividades..

Por supuesto que es un hecho que el gasto que realizan quienes llegan  a un destino para  tratamiento médico y cura de sus enfermedades en los servicios médicos que reciben, así como en hospedaje y alimentación  al igual de los que llegan por motivos turísticos, generan una importante derrama económica en el lugar. México por ejemplo, favorecido por su cercanía a los Estados Unidos y Canadá, es el país líder en Latinoamérica que más ingresos capta por este concepto.  En 2016 reportó 3.277 millones de dólares, y se estimaba que en 2017 dichos ingresos llegaran a la suma de 3.691 millones, con un crecimiento anual de alrededor del 7.3%.

Pero no por eso puede decirse que se trata de una actividad turística. Prueba de ello es que los Organismos Nacionales de Turismo no están facultados para aplicar sus actos de autoridad sobre hospitales, clínicas y sanatorios  donde se  prestan  dichos  servicios médicos, ni para calificar la competencia profesional de quienes los brindan, porque no son prestadores de servicios turísticos. Aspectos todos ellos  de exclusiva competencia de las Autoridades de Salud Pública, y no de Turismo..

Lo expuesto es lo que fundamenta nuestra firme convicción de que el Turismo Médico no existe como tal.

Recomendado