Cómo se aplica la inteligencia artificial en el turismo


Revista Buen Viaje 27 Diciembre, 2019

Tragamonedas

Cuando escuchamos inteligencia artificial, o IA por sus siglas en inglés, seguramente es asociado con robots que parecen superhumanos o computadoras que ocupan todo un edificio y serían capaces de controlar el mundo. Pero la realidad no es así, un factor que ayudó bastante a crear este imaginario colectivo son las películas y los libros de ciencia ficción. La inteligencia artificial existe y se usa en muchas cosas que damos por sentado, como el asistente de nuestros teléfonos inteligentes, los GPS, los buscadores de internet e incluso en cosas tan simples como los filtros de Instagram.

Y entonces, ¿qué es la inteligencia artificial? Andreas Kaplan y Michael Haenlein, dos investigadores que trabajaron desarrollando sistemas complejos, definen a la IA como «la capacidad de un sistema para interpretar correctamente datos externos, para aprender de dichos datos y emplear esos conocimientos para lograr tareas y metas concretas a través de la adaptación flexible». Es decir, máquinas que son capaces de realizar de forma automática y por sí mismas funciones cognitivas que imitan a las de los humanos, como percibir, razonar, aprender y resolver problemas.

Por lo tanto, la inteligencia artificial puede ser tan solo un conjunto de pasos que se complejizan a medida que un procesador recibe y analiza datos nuevos. Este tipo de inteligencia artificial está presente por ejemplo en los buscadores de hoteles, que comparan precios de forma instantánea y sugieren resultados de acuerdo con búsquedas previas y los hoteles en los que haya estado anteriormente. Los buscadores más avanzados también registran su historial de navegación y le pueden ofrecer atracciones y productos que podrían servirle para su viaje.

Además, la inteligencia artificial se utiliza mucho en los simuladores  que puede aplicarse desde los simuladores de vuelo con los gráficos más complejos y avanzados en los que necesariamente entrenan todos los pilotos (tanto de aviones militares como de vuelos comerciales) hasta en los juegos de tragamonedas que usan los casinos más modernos de Las Vegas y del Caribe.

En el caso de los juegos de slot, aunque pueda parecer que no tienen gráficos muy exigentes y sean simples, se utiliza la inteligencia artificial para configurar el código base y ha servido para emular satisfactoriamente el azar. Si se programa un juego para ser azaroso, siempre existiría un factor determinado, pero gracias a la inteligencia artificial, nada ni nadie puede influir en los resultados que se obtienen luego de que el sistema recibe una entrada, y como el número de resultados posibles tiende a infinito, sería muy difícil conocerlo con anterioridad.
Por último, la rama de la inteligencia artificial que es más prolífica y ayuda más al turismo es el desarrollo de sistemas de navegación, que han evitado miles de accidentes aéreos y náuticos. Cada vez se automatizan más los controles de los aviones y de los barcos, ya que sería imposible para un ser humano contemplar tantas variables al mismo tiempo y tomar decisiones luego de interpretar los datos.

Todavía ni siquiera conocemos todo lo que se puede hacer con esto que resulta tan nuevo. Se han conseguido muchos avances que significaron un verdadero progreso de la ciencia y una mejora de nuestra calidad de vida. En caso de que continuemos así, podríamos lograr vivir en algo muy parecido a una utopía, ya que se reducirían los costos en gran medida y cada vez sería más sencillo realizar tareas de alta complejidad. La cultura popular, con películas como Terminator, se ha encargado de provocar una paranoia o cierta reticencia a la tecnología que piensa por sí misma, pero gracias a ella ahora tenemos muchas cosas sin las que no podríamos vivir.

Recomendado